Especialidades

Somos expertos en distintas disciplinas de la salud ocular.

En Clínica ocular Coruña Visión estamos permanentemente trabajando para ofrecer el mejor de los servicios. 

Integrada por profesionales avalados por más de 25 años de experiencia, somos una clínica multidisciplinar con una excelente dotación tecnológica y de unas dimensiones racionales, lo cual nos permite darle una solución totalmente personalizada a sus problemas oculares y poder atender las distintas áreas de la especialidad.

¿PREOCUPADO POR TU SALUD OCULAR?

Oftalmología general.

Cataratas

                                                                                                                                       

Presbicia.

Oftalmología infantil.

Glaucoma.

Vías lagrimales.

Oculoplastia. 

Cirugía refractiva.

Retina.

Oftalmología general

REVISION OFTALMOLÓGICA GENERAL

Comprobar el estado de salud de tus ojos, aun cuando estos no tengan síntomas, es la mejor manera de prevenir la enfermedad.

En una revisión oftalmológica general se valorará:

  • El estado de los párpados y la vía lagrimal.

  • Necesidad de utilizar gafas Y en caso de ya usarlas, si su graduación es la correcta.

  • Análisis de la presencia de opacidades en el cristalino, cataratas, algo que los estadios iniciales suele pasar desapercibido.

  • Existencia de problemas en relación con la tensión ocular. Con la realización de campos visuales y estudios morfológicos del nervio óptico (OCT) en los casos necesarios.

  • Y lógicamente se completa con un estudio del fondo de ojo, de la retina periférica para prevenir desprendimientos de retina, Y de la mácula, con la realización de OCT si se considera conveniente.

A partir de los 50 años es conveniente realizarnos con una periodicidad de 1-2 años.

Pide tu cita!

Cataratas

Volver a ver como antes

Poder leer sin gafas

LENTES INTRAOCULARES  MONOFOCALES, MULTIFOCALES Y CON ASTIGMATISMO

Nuestra dilatada experiencia nos permite asesorarle sobre la lente intraocular más adecuada en su caso concreto

Se define la catarata con una pérdida de la transparencia normal del cristalino, que es la lente que está situada en el interior de nuestro ojo, detrás del iris.

Necesitamos enfocar imágenes a diferentes distancias. No es igual enfocar una imagen situada en la lejanía, como hacemos al contemplar un paisaje, que enfocar la pantalla de nuestro teléfono que está apenas a algunos centímetros. Para enfocar a las distintas distancias el cristalino modifica su curvatura por medio de la contracción de un pequeño músculo llamado músculo ciliar.

Además de ser móvil se precisa que el cristalino sea transparente para que pueda formar una buena imagen. Ambas características, transparencia y movilidad, van a menudo ligadas, y se van deteriorando con el paso de los años. De modo excepcional vemos cataratas en pacientes jóvenes donde se va perdiendo la transparencia sin apenas perder la visión de cerca.

La catarata es la causa más común de pérdida división con el paso de los años.

Esta perdida de transparencia se debe en última instancia a alteraciones en las proteínas que forman el cristalino. Entre la causa principal están los factores genéticos, aunque también tienen importancia algunos factores ambientales, como la radiación ultravioleta, enfermedades como la diabetes, o el uso prolongado de corticoides.

Los síntomas suelen ser sutiles al principio, incrementándose de modo paulatino:

  • Perdida de nitidez.

  • Deslumbramiento, por alteración en la trayectoria de los rayos lumínicos al atravesar una lente no transparente.

  • Alteraciones de los colores.

No hay estudios que demuestren la existencia de estrategias para prevenir la aparición de cataratas ni para enlentecer su evolución. Como medidas generales se recomienda evitar el tabaco y el consumo excesivo de alcohol, un buen control de determinadas enfermedades como la Diabetes, mantener una dieta saludable que garantice una correcta ingesta de vitaminas y minerales y el uso de gafas solares con protección ultravioleta.

El único tratamiento efectivo es el quirúrgico. Debe realizarse cuando los síntomas (Esencialmente disminución de visión y deslumbramientos ) impidan realizar con normalidad nuestras tareas cotidianas. La cirugía consiste en extraer el cristalino y reemplazarlo por una lente intraocular. Estas lentes han evolucionado mucho en los últimos años, pudiendo compensarse tanto la corrección óptica para lejos como para lejos y cerca, e incluso el astigmatismo en caso de que éste exista.

El grado de refinamiento que se ha conseguido en esta cirugía hacen que sea actualmente una de las intervenciones mas satisfactorias y de resultados mas predecibles. La mayoría de los casos se realizan con una anestesia solo de gotas, permitiendo que el paciente recobre la visión en horas. El paciente estará realizando una vida prácticamente normal en apenas uno o dos días, aunque debe evitarse realizar esfuerzos durante la primera semana.

Pide tu cita!

Presbicia

Es la incapacidad de enfocar correctamente los objetos cercanos.

Cualquier ojo normal lo experimenta en mayor o menor grado a partir de los 45-50 años.  La causa es la pérdida de la capacidad del cristalino de variar su forma (radio de curvatura) para enfocar a las distintas distancias. Es una situación normal al paso de la edad y no debe verse como una enfermedad. Pero se deben descartar otros problemas oculares que puedan quedar ocultos por el inicio de los síntomas.

No existe un tratamiento preventivo que evite su aparición.  La corrección óptica para cerca es lo utilizado mayoritariamente.

Las opciones quirúrgicas deben ser evaluadas en cada caso en particular, disponiendo actualmente de unas lentes multifocales que permiten una buena visión en distancias lejana, intermedia y cercana.

Oftalmología infantil

¿Preocupado por la salud ocular de tus hijos?
Descubre si tus hijos tienen una buena visión

Oftalmología infantil:  La oftalmología pediátrica se ha especializado en el cuidado del niño desde el nacimiento a la adolescencia.

Aunque al nacer ya lo hacemos con todas las estructuras necesarias para la visión, la capacidad visual ha de irse desarrollando en los primeros años de vida. Los órganos de la visión necesitan de una “maduración”. Se precisa que lleguen al cerebro imágenes de calidad adecuada de ambos ojos para que éste se desarrolle adecuadamente.

Debe realizarse una primera exploración oftalmológica en los niños asintomáticos a partir de los cuatro años de edad. En caso de haberse detectado alguna anomalía en las exploraciones pediátricas rutinarias ésta se realizará más precozmente.

Deben detectarse y corregirse los defectos de refracción, porque además de afectar al niño en actividades esenciales como el colegio, pueden desencadenar problemas como el ojo vago.

La Ambliopía u ojo vago es la baja agudeza visual no atribuible a una lesión orgánica. Su causa más frecuente es la anisometropía (Diferente graduación entre ambos ojos ) y el estrabismo. Su tratamiento es mas efectivo cuanto menor sea la edad del niño, por lo que es sumamente importante detectarlo precozmente.

El estrabismo, o falta de paralelismo de ambos ojos, debe ser controlado desde el momento de su presentación

Glaucoma

GLAUCOMA

El Glaucoma es la enfermedad ocular que afecta al nervio óptico, el encargado de enviar la señal que captan los fotoreceptores del ojo al cerebro. Se trata de un deterioro progresivo de las fibras que conforman este nervio.

El hecho de ser una enfermedad silenciosa la hace ser más peligrosa. Cuando comienza a dar síntomas ya está evolucionada y el deterioro es irreversible. De ahí la importancia de hacer una exploración para detectarla y poder pautar de inmediato el mejor tratamiento que permita detener la enfermedad.

Aunque el principal factor a controlar es la tensión ocular elevada no existe una correlación exacta entre el grado de lesión y la presión intraocular. Hay personas que a pesar de tener elevada la tensión ocular no tienen lesión en su nervio óptico (decimos que tienen hipertensión intraocular pero no glaucoma) y otras que, por el contrario, a pesar de una tensión ocular aparentemente normal o poco elevada sufren un deterioro progresivo de su nervio óptico (glaucoma de baja tensión).

Determinados factores de riesgo nos obligan a realizar una vigilancia más estrecha para descartar la enfermedad:

  • Antecedentes familiares de glaucoma.

  • Alta miopía.

  • Diabetes.

  • Tratamientos prolongados con corticoides.

  • Antecedentes de trauma ocular.

  • Historia clínica de uveitis.

Se recomienda hacer una primera exploración a partir de los 40 años, incluyendo tensión ocular, paquimetría (grosor corneal) y estudio de la papila, pudiendo ser necesario realizar pruebas complementarias: campos visuales y OCT del nervio óptico.

Vías lagrimales

La obstrucción de la vía lagrimal produce un molesto lagrimeo que puede llegar a ser incapacitante.

Nuestra técnica habitual es la Dacriocistorrinostomía Endoscópica, realizada en colaboración con un Otorrinolaringólogo experto, a través de las fosas nasales. Esta técnica nos permite una recuperación inmediata sin ningún tipo de cicatriz en la cara.

Pide tu cita!

Oculoplastia

Las estructuras que rodean el globo ocular han de estar en un óptimo estado para que éste se mantenga sano. Con la edad es frecuente que los párpados pierdan su tono normal y se produzcan eversiones de sus bordes, como son el ectropión (hacia afuera) y el entropión (hacia dentro)

Las alteraciones palpebrales que requieren de una corrección quirúrgica (Entropión, Ectropión, Ptosis) deben de ser realizadas por un cirujano experto en oculoplástica, de este modo alcanzaremos no solo unos excelentes resultados estéticos, sino además unos óptimos resultados funcionales.

La corrección mediante cirugía de las llamadas “bolsas palpebrales” es quizás la intervención mas agradecida dentro del campo de la estética. Un procedimiento ambulatorio, de escasamente una hora, que en manos de un experto oculoplástico produce un cambio total en nuestro aspecto.

Gracias a la blefaroplastia obtenemos un profundo rejuvenecimiento por medio de una intervención nada agresiva. El exceso de piel y las bolsas perioculares desaparecerán modificando totalmente nuestra expresión.

Si no queremos una intervención pero buscamos un rejuvenecimiento facial nuestra opción será realizar un tratamiento con BOTOX.

Nuestro especialista en oculoplástica le asesorará de la mejor opción para su caso.

Cirugía refractiva

En Coruña Visión analizamos las necesidades personales y las expectativas de cada paciente, para así valorar la idoneidad de realizar una cirugía refractiva. Esta cirugía no es un acto banal ni esta exenta totalmente de riesgo.

Sí estás cómodo con tus gafas o lentillas y con ellas alcanzas una buena visión, no tiene sentido plantear la intervención. Pero si por el contrario consideras que va a aportarte calidad de vida nosotros estudiamos si la cirugía es posible y cual es la mejor alternativa para hacerlo en tu caso concreto.

Existen actualmente tres maneras diferentes de realizar una cirugía refractiva en función de las estructuras oculares que se vean involucradas:

  • 1- Cirugía corneal con Láser Excimer: LASIK, Fentolasik, Smile y PRK o tratamiento de superficie.

  • 2- Lente intraocular fáquica: ICL

  • 3- Cirugía del cristalino y reemplazo por una lente intraocular que nos permita ver en las distintas distancias.

En caso de decantarnos por cirugía corneal con Láser, nuestra técnica de elección es la PRK o tratamiento de superficie. Los inconvenientes de esta técnica, molestias los primeros días y recuperación visual mas lenta, están sobradamente compensados por los beneficios sobre el resto de las técnicas láser disponibles actualmente.

Las lentes fáquicas, ICL, Llevan implantándose en nuestro centro desde hace 14 años. Nos permiten la cirugía en pacientes con córneas delgadas y en pacientes con elevadas graduaciones. La calidad visual es superior a las técnicas de Láser corneal y además es un proceso reversible, pudiendo ser extraídas del ojo si fuese necesario a lo largo de los años.

La cirugía del cristalino se reserva para pacientes que por su edad (50-55 años) ya padecen presbicia. Se extrae el cristalino con técnicas de facoemulsificación y en su lugar se implanta una lente intraocular multifocal, pudiendo disfrutar de una buena visión lejana, intermedia(Ordenador) y cercana(lectura). Nuestra dilatada experiencia nos permite asesorarle de la mejor lente para cada caso en particular.

Retina

La retina es una delicada membrana que recubre la cavidad ocular interiormente. Se encarga de recibir las imágenes que llegan al ojo y de transformarlas en estímulos que a través de las vías ópticas llegan al cerebro.

En el símil de una antigua cámara fotográfica la retina sería la película y la córnea y el cristalino las lentes de la misma. A diferencia de otras estructuras oculares no puede ser transplantada, no tiene recambio. Las enfermedades que la afectan pueden ser propias de la misma o secundarias a otras enfermedades generales. Su incidencia esta aumentando en relación al aumento de edad de la población. El diagnóstico precoz de las enfermedades de la retina permite un tratamiento más efectivo evitando en muchos casos perdidas irreversibles de visión.

Las principales causas de estas enfermedades son:

  • 1- Genéticas, siendo frecuente encontrar la misma enfermedad en varios miembros de una familia.

  • 2- Edad.

  • 3- Padecer otras enfermedades generales como Diabetes, Hipertensión.

  • 4- Alta Miopía.

  • 5- Factores ambientales como el tabaco o déficits nutricionales.

Los síntomas mas relevantes son la disminución de agudeza visual, visión de cuerpos flotantes, destellos luminosos, imágenes torcidas o distorsionadas, sombras o ausencia de zonas en el campo de visión.

DMAE:  DEGENERACIÓN MACULAR ASOCIADA A LA EDAD

Enfermedad degenerativa que afecta a la zona central de la retina llamada mácula. En ella se van acumulando unas sustancias que resultan tóxicas para las células encargadas de captar las imágenes.

Hay dos formas clínicas:

A- Seca o Atrófica, en la que se van perdiendo paulatinamente células de las distintas capas de la mácula que hacen que ésta vea alterada su función.

B- Húmeda o Neovascular, Se forman vasos sanguíneos anómalos en la mácula que pierden líquido o sangran,  alterando la visión de una forma más aguda. La forma atrófica puede pasar a neovascular en cualquier momento.

El síntoma principal es la disminución de visión, especialmente en la zona central, la que nos permite ver en detalle (Leer, conducir, reconocimiento de caras). También es frecuente la visión deformada de los objetos, especialmente de las líneas rectas como una farola o el marco de una puerta.

La forma seca no tiene un tratamiento eficaz. Se pueden aportar  antioxidantes y ácidos grasos omega-3.

La  neovascular precisa de tratamiento precoz con inyecciones intravitreas de antiangiogénicos, realizándose una dosis de carga de una inyección mensual durante tres a cinco meses y las inyecciones posteriores con una periodicidad que depende de la respuesta al tratamiento.

DPV:  DESPENDIMIENTO VITREO POSTERIOR

 El humor vitreo es el gel que rellena la parte posterior del globo ocular:  desde el cristalino a la retina. Cuando este gel se va degradando con los años va adquiriendo una consistencia líquida en zonas de su interior creando una especie de lagunas. Estas lagunas de líquido se desplazan hacia la periferia del gel creando un espacio entre la retina y el vitreo.

Las irregularidades que se forman en esta degradación del gel pasan a ser visibles en forma de moscas o grumos. A veces se produce una tracción de la retina por las zonas del vitreo que aun permanecen adheridas a ésta. Esta tracción supone un estímulo mecánico de la retina que se traduce en ocasiones en destellos luminosos.

El peligro del Desprendimiento de Vitreo es que se produzcan roturas en la retina por las cuales se introduce el vitreo licuado, produciendose un Desprendimento de Retina. Esta es la razón por la que es necesario examinar detenidamente la retina con la pupila dilatada. Si se detectan roturas han de ser inmediatamente rodeadas con láser para crear una adherencia que impida el levantamiento de la retina.

Las roturas se suelen producir en los primeros dias de DVP, siendo poco frecuente que se produzcan pasado un mes del inicio de los síntomas.

Se debe evitar el ejercicio y los movimientos bruscos en los primeros días del DVP para reducir en lo posible el riesgo de roturas retinianas.

OCLUSIONES VASCULARES

La obstrucción del flujo sanguíneo en la retina es más frecuente a nivel venoso que arterial. Afecta por igual a varones y mujeres, aumentando su incidencia a partir de los 65 años.

La oclusión venosa puede ser de vena central o bien de ramas de la vena central de la retina (mas frecuente). Cuanto mas pequeña y distal sea la vena obstruida menor será la zona afectada.

La obstrucción venosa producirá una ingurgitación vascular con aumento de la permeabilidad (edema) y ruptura de capilares que producirán hemorragias intrarretinianas.

Los factores de riesgo mas importantes son los de las enfermedades cardiovasculares (HTA, diabetes, aumento del colesterol y triglicéridos) y el glaucoma.

Los síntomas dependen del grosor del vaso obstruido y de si se afecta o no la mácula, disminuyendo la agudeza visual de un modo agudo e indoloro.

La exploración del fondo de ojo, el OCT y en algunos casos la angiografía, nos permiten el seguimiento, decidir la mejor pauta de tratamiento y la necesidad o no de realizar tratamiento con láser si existen zonas isquémicas para prevenir la formación de neovasos.

RETINOPATÍA DIABÉTICA

El aumento de los niveles de azúcar en sangre (hiperglucemia) lesiona todos los vasos sanguíneos del organismo, produciendo:

– aumento de la permeabilidad vascular, que ocasiona edema.

– obstrucciones vasculares, que dejan tejidos sin riego sanguíneo, isquémicos.

Para conocer el estado del árbol vascular de un diabético es muy útil el examen del fondo de ojo pues los vasos de la retina son los únicos del cuerpo que están visibles a simple vista.

Los principales factores de riesgo son el tiempo de evolución de la diabetes, el grado de control metabólico de glucemia-colesterol-triglicéridos, la hipertensión arterial, la obesidad y el tabaquismo. La gestación también puede acelerar la evolución de la enfermedad.

La retinopatía diabética no da síntomas hasta que se afecta la mácula, ya sea por edema o por isquemia, de ahí la importancia de hacer exploraciones periódicas del fondo de ojo para detectar precozmente las posibles lesiones retinianas.

Además de la observación y toma de fotografías (retinografías) se precisa realizar OCT para detectar la presencia de edema y en determinadas ocasiones angiografía para cuantificar la existencia de zonas de isquemia.

Afortunadamente el tratamiento ha evolucionado mucho en los últimos años con la utilización de inyecciones intravitreas de fármacos antiangiogénicos y corticoides de liberación lenta. Cuando la evolución del cuadro lo requiere es necesario realizar tratamiento con láser, y en los casos mas avanzados cirugía para tratar de mantener el mayor grado de visión posible.

DESPRENDIMIENTO DE RETINA

ES UNA URGENCIA OFTALMOLOGICA, LAS MOSCAS VOLANTES Y LOS DESTELLOS DE LUZ PUEDEN SER EL PRIMER SÍNTOMA

Consiste en el levantamiento o separación de las capas internas de la retina (retina neurosensorial) de la capa mas externa, a la que normalmente están pegadas (epitelio pigmentario).

En la mayoría de los casos la causa es una rotura en la retina por la que se introduce vitreo que previamente se ha licuado. Otras causas menos frecuentes son la existencia de tracciones que levantan la retina (desprendimiento traccional) y el acúmulo de liquido por una pérdida excesiva de los vasos sanguineos (desprendimiento exudativo).

Los factores de riesgo son padecer miopía, por tener estos pacientes una mayor degeneración vitrea y mas agujeros en la perifería retiniana, tener historia familiar de padecer la enfermedad y traumatismos o cirugías oculares complicadas previas. Ante estas situaciones se deben realizar controles preventivos de la retina con la pupila dilatada.

En muchos casos los síntomas comienzan con moscas volantes y destellos luminosos que preceden a la aparición de un defecto del campo visual, que al evolucionar y afectar la mácula hace que se pierda también la visión central. Cursa de modo agudo-subagudo e indoloro.

Por ser indoloro algunos pacientes demoran la exploración ensombreciendo el pronóstico. El tratamiento siempre es quirúrgico, siendo la vitrectomía la técnica más utilizada actualmente.

MER:  MEMBRANA EPIRRETINIANA

Consiste en la formación y el crecimiento de un tejido fibroso, avascular, sobre la superficie de la retina, especialmente en la zona central o mácula. La posterior contracción de este tejido produce arrugas y tracciones en la retina que tiene debajo, causando disminución de la visión y deformidad de las imágenes.

La incidencia es de casi el 20% a partir de los 70 años, Siendo en la mayoría de los casos asintomática.

Cuando da síntomas estos se manifiestan de un modo gradual y dependerán de la magnitud de la membrana y de su localización. En los casos asintomáticos e idiopáticos (no secundarios a otro problema ocular) lo correcto es simplemente vigilarlos. Si no crecen no es necesario actuar.

Si se produce una disminución de la agudeza visual o se ven los objetos deformados en un grado que afecte a la calidad de vida del paciente,  la membrana debe ser extraída. Tambien se hará si se demuestra que está creciendo por OCT.

El tratamiento consiste en la realización de una vitrectomía pars plana:  la eliminación del humor vitreo que rellena la caridad vitrea, para posteriormente poder extraer cuidadosamente esta membrana sin lesionar la retina.

La decisión de intervenir y el momento idóneo de hacerlo es muy importante para el pronóstico. Intervenir una lesión que apenas reduce la agudeza visual y que lleva años inalterada, sin evolucionar, conlleva más riesgos que beneficios. Por el contrario esperar a que la membrana esté muy evolucionada reduce considerablemente el pronóstico tras la cirugía.

AGUJERO MACULAR:  AM

Consiste en la rotura del centro de la retina, llamada mácula.

La tracción que ejerce en algunos pacientes el humor vitreo sobre la zona central de la mácula, que por ser la más delgada es la más frágil, puede desencadenar su rotura. Esta comienza siendo parcial (no afecta a todas las capas) para acabar siendo una rotura completa.

En el tipo llamado agujero macular Lamelar la tracción se produce por una membrana epirretiniana, su evolución generalmente es más solapada.

La causa más frecuente es la idiopática, en relación con la edad. La alta miopía y los traumatismos oculares también están entre sus causas.

Los síntomas pasan desde una leve disminución de la agudeza visual en fases iniciales a la severa pérdida de división con una mancha oscura que ocupa todo el centro de la misma.

Se recomienda no demorar el tratamiento una vez diagnosticada. Se realiza una Vitrectomía con eliminación del gel que rellena la cavidad vitrea, y el “pelado” de la fina membrana llamada Limitante Interna (la capa mas interna de la retina). Para ello se requiere utilizar un colorante especial que la tiñe, y así el cirujano poder extraerla.

Al terminar la operación se introduce un gas (SF6) en el ojo, necesitando que el paciente permanezca boca abajo durante varios dias para que el gas actue sobre el agujero cerrándolo.

El pronóstico depende del tiempo de evolución y del tamaño del agujero. La cirugia temprana tiene mejores resultados, por lo que es necesario realizar una exploración al inicio de los síntomas.

Todas nuestras especialidades

  • Cataratas, lentes multifocales.

  • Glaucoma.

  • Retina y vitreo.

  • Maculopatías, degeneración macular.

  • Oftalmología pediátrica.

  • Dacriocistorrinostomía endoscópica.

  • Cirugía de la miopía con lentes intraoculares.

  • Párpados y vías lagrimales.

Ver bien es vivir mejor

contacta con nosotros